Recordar es vivir

Quién no tiene un recuerdo especial de la Navidad? Desde anécdotas jocosas hasta aquellas que producen nostalgia o tristeza.

Hoy seguiremos recordando aquellos diciembres…

Una de las costumbres más bonitas que tenían nuestros padres y abuelos era la generosidad.

El 23 y 24 de diciembre se intercambian generosamente platos navideños entre los vecinos.

Natilla, buñuelos, desarmagado, manjarblanco, hojaldras, tortas de pastores y de coco, tamales, cerdo, pavo y todas las delicias navideñas se intercambian entre los vecinos.

Era costumbre estar toda la familia para la cena de navidad, se reunían familias enteras para compartir la cena, tomar algún licor y gozar del baile.

Eran las épocas de los Falcons con aquellos diciembres…el Año viejo de Tony Camargo, el 14 Cañonazos fue el LP preferido para animar las fiestas decembrinas.

No podía faltar el Arbolito de Navidad, la música de los Hispanos, Los Graduados, Los Corraleros de Majagual, la venezolana Tania con su parranda de navidad, la Sonora Matancera, Pastor López

 

Pero hay un tema de diciembre parrandero que es casi un himno de la navidad…

En 1938 un hombre de Titiribí Antioquia, que había nacido en 1907

Compuso una canción que tiene letra navideña, tiene ritmo de parranda y se puede considerar la primera canción netamente antioqueña para diciembre, se llama 24 de diciembre.

Su compositor fue don Francisco González, le decían el “Mono González. El representante de la disquera RCA Víctor en Medellín, Félix de Bedout, la llevo a México donde la grabaron Pepe y Chávela. Aunque la canción perdió todo lo antioqueño que tenía, se internacionalizo, y como venia del exterior en Colombia gusto más.

En Colombia la hizo un éxito Lucy Figueroa, cantante nacida en Palmira Valle el 14 de julio de 1924; siendo todavía muy joven llegó a Medellín y obtuvo gran éxito en los radioteatros  de La Voz de Antioquia y La Voz de Medellín.

Hizo muchas grabaciones y aunque su voz se acoplaba muy bien a los aires argentinos como el tango y la milonga, también grabó boleros y hasta música bailable.

Algunas de sus grabaciones fueron la habanera Cuando silba el viento, el bolero Mañana si Dios quiere, el tango Te quiero, el vals Una lágrima y la parranda paisa 24 de diciembre…

 

Recordar es vivir…

Como olvidar las visitas a las iglesias para ver los pesebres. En varias iglesias colocaban las jornadas día a día.

El 7 de diciembre uno llenaba los andenes de cabitos de vela, en fila y esperábamos a que se consumiera para luego recoger la parafina y madrugar a confeccionar muñequitos. Los faroles no existían, la moda en Buga la impuso el barrio de paloblanco, donde se hacía un alumbrado muy hermoso,  era sin dudas el mejor de Buga.

Hubo una época que después de encender las velitas salíamos a tirarnos agua, utilizando los globos (bombas de látex)

 

Recordar es vivir…

En Colombia los aguinaldos son una tradición que ha perdurado durante los años en el mes de  diciembre.

Uno de los juegos de aguinaldos más conocidos se conoce como “dar y no recibir”, que consiste en tratar de entregarle algo al competidor y éste debe abstenerse de recibirlo.

Los jugadores aprovechan entonces todas las ocasiones para ofrecer toda clase de regalos y objetos y demostrar la debilidad del contrincante, quien puede convertirse en perdedor si olvida el trato y acepta los objetos entregados.

Los Aguinaldos tienen raíces religiosas y fueron heredados de la cultura española.

Con una dinámica similar, existen otros juegos como “el sí y el no”; “preguntar y no contestar”; “pajita en boca”; “el beso robado” y “tres pies”.

En cada uno de ellos, el propósito es hacer que el oponente pierda tantas veces como sea posible.

Es un juego inocente en el que participan adultos.

La palabra latina que designa el aguinaldo, es strenna o strena, para nosotros fue el estreno de diciembre, cuyo primer significado es precisamente presagio o pronóstico; luego se acostumbró a simbolizar los presagios en regalos, de tal manera que al tiempo que se presagiaba o se le deseaba a alguien algún bien con ocasión del inicio del año o de la fiesta natalicia, se le anticipaba una muestra de aquello que se expresaba con los deseos.

De ahí vino el intercambio de regalos, para expresar el agradecimiento por los buenos augurios y por el regalo que los presagiaba, no sólo con buenas palabras, sino también con regalos, dicen que obras son amores. A uno los padres le daban el estreno que en nuestro caso era el “baúl” o sea ropa nueva.

Recordar es vivir…

La Fabrica Departamental de Licores, hoy Industria de Licores del Valle, producía no solo aguardiente, sino también una gran variedad de alternativas como por ejemplo:

Ron Caribe, Colombia, del Valle, Añejo entre otros.

Anisados: Anís del Mono, Anisete, Anís Seco, Aguardiente Especial y Aguardiente común.

Cremas de frutas: Naranja, mandarina, Cacao, zarzaparrilla y vainilla.

Mistelas de: Uva, del Valle, Quinada, Añeja y Frontera.

Ginebra seca y Jamay

Y como curiosidad también hacían lociones, si lociones o perfumes: Agua de colonia Lavanda, Extravieja, Mentolada, Bay Run, Agua de quina y muchas más.

 

Recordar es vivir…

Los blujeans no había llegado, solo había pantalones de dril. Los elegantes eran de terlenka, lino  o dacrón.

A uno le compraban el corte y lo llevaban donde el sastre para que le hiciera el estreno.

Sastres muy recordados: Sastrería Wilson frente a la alcaldía. Su sastre el señor Grisales.

Sastrería la Favorita frente a las galerías.

Vestidos Gales, en los bajos del Hotel Posso.

Para las damas estaba la modistería de Lucila Lozano de Losada, en la calle 9 # 11.02

Sastrería Francesa de Roberto Vasco García, frente al coso central.

Sastrería Bogotana de Jaime Betancourt, en la carrera 13 # 8-32 y 8-36 teléfono 2694

Los que preferían comprar los vestidos hechos existía el almacén Gales de Alberto Arango Correa, en la calle 6 # 13- 77 y 13-81

La mayoría de los pantalones para los muchachos eran cortos, solo eran largos para los mayores de 18 años.

Hay muchos sastres que nuestros oyentes seguro recuerdan, los invitamos a recordar llamando al 228 23 55 o envíe sus mensajes a nuestro WhatsApp 315 432 00 02

Recordar es vivir…