Recordar es vivir

Por qué recordamos.

Esta es una de las preguntas que todos nos hemos hecho alguna vez.

¿Cómo funciona la memoria humana y por qué olvidamos ciertas cosas?

¿Puedes recordar inmediatamente qué hiciste hace una semana en esta precisa hora?

Es muy probable que no lo hagas y esto tiene una explicación.

La memoria y la jerarquía de los recuerdos

Las personas nos esforzamos en recordar los momentos especiales, pero también los más traumáticos y dolorosos. Cuando murió nuestra primera mascota, cuando dimos el primer beso o lo avergonzado que te sentiste al hacer el ridículo en público.

Esto se debe a que les brindamos importancia a los recuerdos y los almacenamos bajo la etiqueta de importante. Cuando intentas recordar las clases de la escuela de cuando eras apenas un infante, lo más seguro es que recuerdes solo lo que has utilizado constantemente y todo aquel conocimiento que tuvo muy poco impacto en tu vida fue desechado.

Por otro lado, los recuerdos que rememoramos más se mantienen vigentes en nuestra memoria, así puedes recordar algún sueño que tuviste años atrás, mientras el que tuviste ayer quedó completamente olvidado.

¿Pero por qué olvidamos?

No solo se trata de un proceso de selección según la importancia e impacto sino que muchos recuerdos son desechados debido a su parecido con otros recuerdos. Estudios realizados han logrado definir cómo sucede este proceso.

Las personas vivimos rutinas establecidas y tareas repetitivas a lo largo de nuestras vidas. Vamos al baño, cerramos puertas, miramos televisión, preparamos la comida, vamos a fiestas y demás eventos.

Puede que algunos recuerdos bastante comunes sean desechados rápidamente y solo se recuerden los inmediatos, pero mientras más envejecemos ciertos eventos pueden ser numerosos, quizás no recuerdes tan fácilmente lo que regalaste a tu pareja hace 10 años. Mientras más seleccionamos ciertos recuerdos, los otros se van desgastando paulatinamente.

Para recordar hay que olvidar

Así es, para recordar algunas cosas nuevas es necesario olvidar otras viejas, por ejemplo, has sacado una nueva cuenta de correo electrónico y has decidido usar datos nuevos, pero cuando intentas ingresar inconscientemente tecleas tu cuenta y contraseña anteriores. Mientras más usas la información nueva, la vieja queda olvidada.

Esto puede suceder en contextos bastante diferentes y a más de alguno nos habrá ocurrido de formas muy inconvenientes.

Por ejemplo, acabas de romper con tu pareja, pero comienzas a salir con una nueva, estás en un restaurante que te es familiar y, por desgracia, la llamas con el nombre de tu anterior pareja.

¡Demonios! Intentas reconstruir lo dicho lo más rápido posible, pero tu memoria reaccionó primero y te metió en un embrollo. Para la próxima intenta memorizar su nombre o deja pasar un tiempo para que el recuerdo sea reemplazado.

Como puedes ver, recordar tiene que ver con el impacto, el tiempo y el uso así como nuevas recuerdos que puedan desplazar a los viejos.

Recordar es vivir…

¿Dónde quedaron los polvos de talco?

Un día fueron elemento imprescindible en el cuidado de nuestros culitos, tanto, que muchos aún los recordamos que aquellas épocas en que los padres sujetaban con una mano los tobillos del bebé mientras con la otra hacían el gesto de agitar el tarro para que los polvos de talco salieran a propulsión directos a la zona perianal y a nuestras ingles.

Al ser polvo su uso provocaba una nube blanca que los niños inhalaban con bastante facilidad. La inhalación de sustancias extrañas puede provocar infecciones respiratorias, así que hoy en día, teniendo productos tópicos que hacen la misma función que el talco, no tiene sentido que se siga utilizando y por eso, precisamente, no se utiliza ya.

Pero recordemos marcas…

El que todavía se usa Johnson’s. Johnson & Johnson  es una empresa estadounidense fabricante de dispositivos médicos, productos farmacéuticos, productos de cuidado personal, perfumes y productos para bebés fundada en el año 1886.

Talco Mennen

En 1878 Gerhard Heinrich Mennen fundó la compañía Mennen en New Jersey. Para 1992 la empresa comercializaba productos farmacéuticos y de cuidado personal como Skin Bracer, Speed Stick, Lady Speed Stick y Teen spirit. En ese mismo año la familia Mennen vende la empresa a Colgate-Palmolive, quien vivía un momento de innovación y desarrollo de nuevos productos, por lo que la compra de dicha compañía representaba la oportunidad de incursionar en diferentes segmentos de mercado. Actualmente los desodorantes no llevan la leyenda “By Mennen” y son exclusivamente de Colgate-Palmolive, mientras que los productos para bebé “Baby Magic” se mantuvieron con la marca de “Mennen”.

 

Los desodorantes olvidados…

Antes de los desodorantes en spray, Roll on, crema, o talco, los humanos usaban otro tipo de desodorantes rudimentarios como el limón, La piedra alumbre, Leche de magnesia, etc. Recordemos algunas de esas marcas que inclusive algunas están vigentes.

Lander, Stick, Dupre, Arden for Men, Lancaster, Old Spice, Mitchun, Yodora, Balance, Lady Speed Stick, Rexona, 8 por 4, VO5

Ahora recordemos los famosos shampos para el cabello…

Dioro, Denorex, Muss, Pantene, Glemo, Palmolive, Wellapon, Sunsilk, Wella, Alert

Recordar es vivir…recuerdan las antiguas marcas de los electrodomésticos del hogar

Comencemos por Electrolux, Volmo, General Electric, Philips, Oster, Universal, Whirlpool, Haceb, Centrales, Icasa, Philco, Telefunken, Sanyo, RCA Victor, Westinghouse, New Yorker, Hitachi, Toshiba, Moulinex, Sharp, Hoover, Sanyo, Frigidaire, Zenith, York, Kenwood, Garret, Jawaco, Aiwa, Nivico, Silver, Hellicrafters, Kelvinator.

Compañías  y Productos que se recuerdan siempre.

Telecom, Compañía Nacional de Chocolates, Fabricato, Coltejer, Conalvidrios, Colgate, Ley, Tía, La Rosa, Aero República, Banco Cafetero, Colseguros, Fresco Royal, Menticol, Conavi, Calcetose, Yoplay, Estralandia, Febor, Sonolux, Facit, Olivetti, Brother, Imusa, Norma, El Cid,