Recordar es vivir…

Los antiguos baños.

Echemos una mirada a la historia.

En la antigua Roma solo los más pudientes podían darse el lujo de tener un baño o inodoro privado en su casa.

El otro 95% de la población usaba baños públicos que estaban hechos de largas hileras de piedra maciza o madera con un agujero cada pocos metros y el agua corriente que corría arrojaba los desechos a un sistema de alcantarillado, cabe anotar que usaban unos hisopos para limpiarse.

Afortunadamente hemos cambiado mucho. Hoy en día, a pesar de lo fascinante de otros siglos, no podríamos imaginarnos a nosotros mismos viviendo en esas condiciones.

Ante la falta de alcantarillados y agua potable en tuberías, se usaban las letrinas, unos cubículos fuera de la casa, que nada tenían de similitud a los modernos sanitarios.

Se usaban en las casas y en las fincas. Con el tiempo le fueron incorporando  accesorios como una especie de tasa para sentarse, con la llegada del agua y el alcantarillado se modernizó aun  más, aparecieron los sanitarios con un tanque que estaba a más de un metro de altura de la tasa.

El piso era de una pequeña cerámica de forma hexagonal o rectangular.

Los primeros enchapes eran azules de color blanco.

Los lavamanos tenían unas llaves con adornos en bronce y porcelana.

 

Recordar es vivir…

Este es el mes del amor y la amistad…antes era otro cuento, pocos recuerdan esta fiesta o tal vez ni existía.

Uno se enamoraba de ojo, y ahí comenzaba toda una aventura romántica…si sabia donde vivía comenzaba el lento cortejo de pasar todo el día por su calle… hasta que se decidía arrimar… ahí viene la otra parte…preguntas obligadas…donde estudias…en qué año…o si era mayorcita, estudias o trabajas…tienes novio…bueno era casi un interrogatorio. Hasta ahí todo bien.

Luego había que hablar con los padres…ahí era la de Troya…que decirles…

Hasta que los que tomaban la iniciativa eran los padres…

Usted que intenciones tiene con nuestra hija…

Tiempos aquellos…habían pocos sitios de encuentros furtivos…

Comprar un preservativo era una odisea, a pesar del viejo comercial…sin preservativos ni pio.

 

Recordar es vivir

Los regalos

Que regalarle a la novia era otro dilema y al novio igualmente.

Uno le regalaba Cofres musicales con una bailarina encima que al darle cuerda, danzaba.

Los talcos para el cuerpo que traían un gran pomo.

Los estuches con crema de manos, jabón y talco.

También se daban lociones de parte y parte

A los hombres se le daba una espectacular máquina de afeitar (No eran desechables)

Cajas de pañuelos, llaveros, lapiceros Parker, esquelas, credenciales, afiches, etc

También se incluían los chocolates y flores.

 

Recordar es vivir

El colegio.

Una época maravillosa que todos hemos vivido.

Pero los colegios antes eran  diferentes, había una verdadera disciplina y respeto.

Se estudiaba para aprender, no como ahora que lo hacen para ganar el año.

Los profesores eran instruidos, conocían de todos los temas.

Nos enseñaban urbanidad y ética.

No teníamos celulares, ni computadores, ni tabletas, solo una calculadora Casio de luces y de pilas doble AA. Luego tuvimos La Casio Fx31 con números azules, la Fx 102, La Fx 5000 F Científica…que épocas aquellas y que problemas a veces para usarlas.

Y los más tesos en matemáticas usaban reglas de cálculo.

En el maletín no podía faltar tampoco el Diccionario Ingles –Español de la Universidad de Chicago…era amarillo.

Reglas, escuadras, transportadores, compas, sacapuntas, borrador de nata, lápiz y colores eran los implementos obligados del colegio.

No tuvimos la tecnología de hoy pero aprendimos más.

 

Recordar es vivir

Los nombres.

Antes a las personas parece que de verdad las bautizaban con los nombres de los santos que aparecían en el Almaque Bristol.

Esta no es una lista extraída del santoral sino que todos los nombres han sido encontrados durante nuestras búsquedas de antepasados, la mayoría de ellos pertenecientes a personas de los siglos XVIII y XIX, aunque también los hay más recientes y más antiguos.

Veamos algunos:

Adelfa, Amelia, Apolonia, Encarnación, Benilda, Tránsito, Cenobia, Dionisia, Eduvigis, Erlinda, Etelvina, Felicia, Genoveva, Gertrudis, Otilia, Gumersinda, Isidra, Consolación, Leocadia, Joaquina, Licinia, Perpetua, Socorro, Adela, Rudesinda, Saturia, Úrsula, Visitación.

Ambrosio, Crisóstomo, Aniceto, Anselmo, Antenor, Aquileo, Avelino, Belarmino, Bonifacio, Cipriano, Ciro, Deogracias, Eliodoro, Eleuterio, Emeterio, Epaminondas, Evelio, Gregorio, Hilario, Isidoro, Medardo, Nepomuceno, Nolasco, Plutarco, Ponciano, Radamés, Remigio, Rufino, Sinforoso, Telésforo, Ulpiano, Zoilo.