Recordar es vivir

 

Hoy la nostalgia aparecerá al recordar muchas cosas, que hoy o no se usan, o se olvidaron o nadie las conoce.

Las cabinas de teléfonos públicos, como añorábamos tener uno cerca de la casa. Uno se rebuscaba las monedas para ir a llamar. A  veces teníamos que hacer cola para llamar y qué decir de los que se demoraban más de la cuenta y uno entraba en angustia. En algunos sectores de la ciudad todavía quedan los vetustos teléfonos el celular acabo con ellos.

Quien no recibió de regalo un álbum para fotografías. Muchos los confeccionaban con cartulina negra y papel mantequilla, los esquineros los conseguíamos en la papelería. Teníamos varios álbumes: el de la primera comunión, los 15 años, el personal, hoy todavía quedan para el recuerdo, las fotos digitales acabaron con los enormes álbumes.

Se acuerdan del transportador, el compas, las escuadras Pelicano, el kilométrico, la tinta china, la ega, los colores Prismacolor, los maletines de cuero, las fichas bibliográficas…

En las tiendas había unas basculas muy curiosas, tenían dos platoncitos en el uno colocaban el producto a pesar y en el otro le iban colocando unos hexágonos metálicos con el equivalente peso, cuando quedaban iguales era el peso correcto…

Los almacenes de cadena tenían registradora, igual tenían los buses, en el teatro igual, uno pasaba y el tubo giraba y tenían un contador convencional, los niños se pasaban por debajo.

Los escobitas barrían las calles con escobas de iraca y recogían la basura con unas latas, la basura la echaban en unos carritos como los de paletas.

Las bolsas plásticas no existían, la moda eran chuspas o bolsas de papel (café) y para el revuelto las fabricadas con papel periódico, era la época del canasto, del costal de fique, porque el de fibra no existía, almacenes de cadena solo en las capitales.

Las casas no tenían closets, existían los baúles, los armarios, la cómoda, eran de madera y los metálicos hechos en Palmira vé.

El lavamanos no estaba dentro del baño, casi siempre junto al comedor  o la sala.

Además del chicle habían unas pastillitas llamadas sen- sen y pepitas de cardamomo para encubrir el tufo.

Las gaseosas solo venían en envases  de vidrio, las licuadoras tenían el vaso metálico, se usaban muchos las vasijas esmaltadas (ollas, platones, jarras, vasos, platos) y venían con apliques de flores.

Recordar es vivir…