Viernes de Recordar es vivir.

El pasado es pasado…Hemos escuchado esa frase durante mucho tiempo, la cantan con entusiasmo en apasionadas canciones,  en medio de una película y la heroína y el galán se empeñan en convencerse, que el pasado es pasado y nada más.

Pero no es fácil hacerlo, el pasado no se olvida así como así.

Aunque sí es fácil decirlo: ¡el pasado, es pasado!, claro que sí…Pero, ¿cuánto hemos dejado en el pasado para seguir adelante?

El pasado sirve para reflexionar, recordar y aprender, no para repetirlo y menos aún para hacerlo presente.

Pero hay cosas del pasado que han dejado un huella tan grande que aunque no queramos siempre las vamos a tener en la memoria.

En Mañaneando les vamos a refrescar la memoria como todos los viernes.

A quien le tocó ver televisión en la casa de un vecino.

Para que esta respuesta sea afirmativa usted debe tener más de 50 años.

Era la época de los años 60, de la televisión en blanco y negro.

Era la época que todavía habían pocos televisores en Colombia y por eso tocaba ir donde el vecino que tenía un hermoso televisor.

En ese entonces aparecía en la pantalla el logotipo del Instituto nacional de radio y televisión Inravisión, Era la época de RTI Televisión.

De los años 70 hay que recordar al Topo Gigio.

En Colombia llegó de la mano de la programadora Radio Cadena Nacional TV (RCN TV), programadora que adquirió sus derechos de transmisión del programa hecho por la cadena mexicana Televisa, con el fin de llenar cierto vacío televisivo, logrando un éxito de ráting, siendo muy querido y recordado por los nacidos entre las décadas de 70’s y 80’s quienes le tienen en muy alta estima, por ser un programa donde la inocencia y las virtudes de la decencia se mantuvieron presentes en todo momento, además por su tierno aspecto.

Era la época de Yo y Tú la comedia costumbrista de doña Alicia del Carpio de la que ya hemos hablado.

Se acuerdan de los cuentos de Aladino y su lámpara maravillosa, una de las obras de los hermanos Grimm

Recordemos los viandas esmaltados, eran los preferidos de nuestras abuelas.

Los fogones Esso Candela de kerosene. Eran de una sola boquilla.

Como no había como moler los alimentos existían los pilones donde se trituraba el maíz  para todos los usos; con el paso del tiempo y la llegada de la tecnología aparecieron los  molinos Corona o maquinas de moler carne y de todo. Los aliños eran molidos en los pequeños morteros, también utilizados en medicina y otros menesteres.

De los juegos ancestrales hemos hablado casi de todos, pero aunque no era un juego, si lo utilizábamos para jugar a los cazadores…se acuerdan de las caucheras… muy utilizadas y otras más sofisticadas las hacíamos con  Horquetas.

La semana pasada nos dijo un oyente que se nos olvido el Jabón Paramí.

Como olvidar el algebra de Baldor…Aurelio Baldor un cubano que hizo su primera publicación el 19 de junio de 1941.

Se acuerdan del famoso Iris para teñir prendas. Cuantas veces teñimos camisetas, sobre todo las chinas que no se volvieron a ver jamás.

Como olvidar los antiguos directorios telefónicos, los antiguos de los años 70 eran un libro gordo lleno de información telefónica. Estoy recibiendo muestras, por si alguien los tiene y los quiere donar.

Como nos divertíamos colocando la antena del televisor. Teníamos que hacer muchas maromas, pero valía la pena cuando nos decían…dejála ahí…ahiii

Se acuerdan de los antiguos encendedores, les llamaban candelas, eran metálicas, tenían piedra, una mecha, algodón y combustible…Gasolina o alcohol.

Las únicas pilas que conocíamos eran las Everedy…Rojas, negras, doradas, azules.

En la década de 1880 el fundador de American Ever-Ready Company, Conrad Hubert, iluminó Nueva York con la ayuda de las pilas secas y su última invención, la antorcha eléctrica de mano. Hubert, un inmigrante ruso, experimentó con muchas cosas antes de obtener la patente para la primera linterna Eveready en 1898.

Las primeras linternas de Hubert fueron hechas a mano. Eran de papel y tubos de fibra con un foco y un rudo reflector de bronce.

Hubert eventualmente organizó la Ever-Ready Battery Company y en 1908 vendió la mitad de las acciones a la National Carbon Company por $ 200,000.

Se acuerdan de los primeros radios transistores populares, eran marca Sanyo.

Los primeros relojes de pulso que usamos eran marcas: Seiko, Citizen, Orient, Invicta, Tissot, Cornavin, Titus, Orfina, Sandoz, Rodania, Omega, Casio, Bulova, Longines, entre otros.

La ropa también tiene sus recuerdos. Basta con recordar…insistimos las antiguas camisetas chinas.

Antes de los aerosoles solo había las llamadas bombas de Flit. En ellas se echaba el veneno para fumigar y matar toda clase de insectos…recuerda las marcas…

El clásico Baygon, Black Flat, Orion, Kankil, Flit Tox.

Y se acuerdan de las antiguas medidas…el dedo, el palmo, el codo, la vara, la yarda, la legua, la braza, un pie, la fanegada, un jeme, nudo.

Las camas antiguas hechas en madera, tenían cuatro especies de torres y hasta techo, eran toda una obra de carpintería, usadas por las familias pudientes, otras tenían la base para colocar los indispensables toldillos.

Las camas populares, se les llamaban catres, eran metálicas y muy sicodélicas, hoy día tratan de revivir la  moda antigua y están construyendo unos catres con pared acolchonada en la baranda superior.

No había closet, eran armarios comúnmente llamados cómodas  en madera tallada de acuerdo a la clase social.

Se utilizaban los baúles para guardar aparte de ropa implementos valiosos o que representaban mucho para la familia. De ahí apareció el famoso Baúl de los Recuerdos…

Las cerraduras de los portones eran inmensas igual que sus llaves, cargar las llaves era un dilema. Con los años las chapas aparecieron y simplificaron las cosas.

Como la luz eléctrica no había aparecido todavía, había que iluminarse con velas y las velas eran colocadas en candelabros, muchos de ellos de siete brazos…

Las tinajas eran utilizadas para guardar el agua que se recogía y que era de uso diario, recordemos que no había acueducto.

No había sanitarios de porcelana, todos eran letrinas y estaban alejados de la casa.

No existía ni electricidad ni ventiladores, se usaban abanicos, sopladoras o chinas.

Las casas eran construidas en bareheque un embutido con barro, pasto picado, luego se inventaron los adobes, una especie de ladrillo hecho de tierra.

Posteriormente se fabricaron los ladrillos y el cemento.

Las casas eran “estucadas” con boñiga, es decir materia fecal vacuna revuelta con espartillo y barro, hoy día todavía se utiliza en las antiguas edificaciones.

Ustedes que recuerdan…